03 05 2019 258

La falta de uso de un software de CRM en las empresas puede generar un impacto realmente negativo en esta. Porque precisamente, con todo el enfoque que tiene por ofrecer el CRM se puede estudiar el cómo mantener al cliente activo para la empresa y cómo la empresa puede obtener una máxima rentabilidad de su oferta.

Conocer al cliente y conquistarlo

La falta de uso de un software de CRM en las empresas puede generar un impacto realmente negativo en esta. Porque precisamente, con todo el enfoque que tiene por ofrecer el CRM se puede estudiar el cómo mantener al cliente activo para la empresa y cómo la empresa puede obtener una máxima rentabilidad de su oferta.

El CRM puede darle una perspectiva a la empresa de en qué invertir. De ese modo, no le solicitará a su proveedor cientos de pantalones de color beis que en el momento no tienen un mayor atractivo para sus clientes, pero si duplicará el pedido de camisetas de Star Wars porque en el momento son las más apetecidas.

Pero además de estos análisis sobre el comportamiento que tiene el cliente a la hora de comprar, el CRM permite establecer una relación amable entre la empresa y el cliente. Una relación que en cierta medida es humana, porque se aprende a entender lo que el cliente espera de la empresa y cómo esta puede fortalecer sus valores corporativos.

Por eso, el CRM es un software que permitirá obtener datos sobre el cliente como su correo electrónico y su edad, sus aficiones y su personalidad, además de otros datos sustanciales con los cuales se tejerá una visión más acertada sobre la identidad de cliente.

Siempre dale al cliente más de lo que espera.
Nelson Boswell

Cómo aprovechar esa información del cliente

Cuando se tiene ese tipo de información a la mano, al cliente se le puede vincular a campañas de email marketing. Ahora, el CRM se convierte en el canal de comunicación que le permite a la empresa sostener un dialogo; un dialogo donde el cliente recibe contenido relacionado con la empresa y con su razón de ser.

De esa manera el cliente percibe la amabilidad que tiene la empresa con su razón comercial. La empresa adquiere una connotación humana, en tanto demuestra que no es una simple fábrica cuyo eje central es el obtener dinero, sino el ofrecerle unas emociones y sensaciones al estilo de vida del cliente.

De esa manera, la oferta corporativa se intensifica y el cliente alcanza un grado de fidelización. Esta fidelización se verá fortalecida con los descuentos y promociones con los que se beneficiará por el simple hecho de estar suscrito a la base de datos de clientes de la empresa.

La meta final, es que el cliente se convierta en una pieza participativa de la empresa, para que pueda seguir avanzando, mientras mantiene a los clientes vinculados a su razón de ser.